MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 (605) 3853400

La historia de Fidel Bassa cautivó a la audiencia que atenta no dejaba de comentar en la plataforma de Facebook Live, reconociendo que los sueños no se dan por sentado, hay que irlos a buscar.

 

El conversatorio liderado por dos de los egresados de nuestra Universidad Autónoma del Caribe y ganadores del Premio Simón Bolívar, Estewil Quesada y Fausto Pérez, quienes dialogaron y compartieron los recuerdos del Campeón Mundial de Boxeo Fidel Bassa.

 

Fidel que pasó de vender arepas en los buses en el municipio de Luruaco, recibió la visita de su tío Lucio y encantado ahorró y se fue a vivir con él a Barranquilla, su estadía lleva el sello de cómo pasó de vender pescados a Boxeador.

 

“En el amateurismo hice 16 peleas, entre las 16 fui campeón nacional, y eso me marcó porque bueno sí ya me están dando toda esta oportunidad y saliendo en la prensa, esto va para grandes cosas y desde ahí me metí en 100% a este deporte porque esta es la oportunidad para sacar a mi familia adelante”. Fidel contó cómo a pesar de ser bueno en el Boxeo, sus compañeros de entrenamiento vestían y andaban mejor que él, fue ahí donde decidió dejar de vender pescados, que era su sustento diario, a tocar puertas en empresas.

 

“En el gimnasio donde yo entrenaba había un muchacho que yo sabía que le daban permiso en la empresa donde él trabajaba, me hice amigo de él y le pedí que me llevara con su jefe. Me dijo que no, que tenía prohibido llevar personas, en ese momento lo que hice fue volverme más amigo de él, lo invitaba a comer patacón, que la empanada, me lo fui ganando a tal punto que no podía decirme que no, y volví a insistir: llévame allá, le pedí que entrara y que yo hacía como si llegara solo, que él me hiciera señas”, relató el excampeón.

 

Fidel Bassa se sentó y esperó pacientemente la primera hora, en la segunda vuelta al reloj su impaciencia estaba ya arrasando, así que se armó de valor y tocó el timbre. “Toqué duro, claro porque uno no puede llegar nervioso, te ven negrito y con afro y te echan, así cuando la señora que atendía salió a abrirme yo le hablé fuerte ‘soy el campeón nacional y quiero hablar con el señor Billy Chams’ cuando yo dije así, la señora salió corriendo y a los cinco minutos yo estaba reunido en una oficina, y sabes, cuando pasó por su casa, aún miro la piedra en la que yo me senté a esperar”, dijo.

 

Su trayectoria profesional y sus éxitos posteriores se deben a su esfuerzo, que sin duda es una historia digna de un documental televisado y por qué no volverla a escuchar de sus labios, revive la entrevista a Fidel Bassa con este enlace: https://www.facebook.com/uniautonoma/videos/377771946915192/

 

Historias increíbles son las que persiguen a diario los periodistas, y cómo no rescatar el lado humano que yace en los deportistas, al finalizar la conmovedora historia de vida, se dio el paso a tratar el periodismo deportivo bajo los siguientes cuestionamientos.

 

¿Cómo lograr buenos resultados al contar una historia?, Fausto Pérez, egresado de nuestra casa tomó la vocería y comentó que no existe una clave, pues hay personas que trabajan toda la vida y no les llega el éxito, lo importante para él, es llevar una vida edificante que te permita hacer lo que quieres hacer recorriendo el camino que tú elegiste, si lograste o no el éxito eso no es importante, Fausto advierte que eso termina siendo secundario, lo principal es la entrega, el sacrificio, el amor, la honestidad que se demuestre en un trabajo a su trabajo periodístico al contar una historia bien contada. DHS

Publicado en Noticias Generales

Una trágica coincidencia sacudió el mundo del boxeo la semana pasada, tras conocerse la noticia de la muerte de dos deportista profesionales de esta disciplina en competencias oficiales.

 

El argentino de 23 años Hugo Santillán, falleció en un hospital de Buenos Aires luego de ser lesionado en combate y padecer una insuficiencia renal sucesiva. Días después el boxeador ruso Maxim Dadashev tuvo su deceso tras ser intervenido en una cirugía cerebral de emergencia.

 

El boxeo es uno de los deportes que mueve miles de millones de dólares alrededor de un combate, tiene muchos aficionados e históricamente está inmerso en la cultura de la sociedad. El deporte de los puños ha acompañado a la humanidad durante su historia 6000 a.C. y formó parte de los Juegos Olímpicos en la antigua Grecia.

 

Boxeador Hugo Santillán.jpg

 

Los boxeadores profesionales son los atletas mejores pagos en el mundo debido a que ganan millones de dólares en tan solo uno o dos combates al año. Sin embargo hay otros que pelean tanto como pueden para poder sobrevivir exponiendo su vida a golpes peligrosos que pueden causar su muerte.

 

Según un informe que dio a conocer ‘La Revista Forbes’ sobre los 100 deportitas mejores pagos del mundo, el boxeador mexicano Saúl ‘Canelo’ Álvarez ocupa el cuarto lugar con una suma de 94 millones de dólares, que equivalen a 318.143.000.000 millones de pesos. El primero en la lista es el fútbolista argentino Lionel Messi con un ingreso de 127.000.000 millones de dólares que en pesos colombianos es igual a 429.831.500.000 millones.

 

El ‘box’, como es llamado coloquialmente, es un deporte de alto rendimiento descrito como “singularmente peligroso” en un estudio publicado por el Instituto Nacional de Seguridad y Salud Ocupacional, NIOSHIC, del Centro para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos.

 

A raíz de todas las situciones que se mueven alrededor de la vida de los boxeadores profesionales, a causa de los golpes intencionales que reciben en la cabeza y otros órganos en el combate, los docentes expertos de la Universidad Autónoma del Caribe, adscritos al programa de Deporte y Cultura Física dan su opinión sobre el panorama que viven los atletas que se dedican a él.

 

Boxeo Olímpico.jpg

 

¿Por qué se muere un boxeador después de la pelea?.

“Para mí la última pelea no es la culpable de la muerte del deportista, pues este trae un historial de desgaste. Dentro de las causas que ocasionan su deceso se encuentran el padecimiento de enfermedades, malos hábitos de descanso y la falta de una buena planificación de entrenamiento; la suma de todas estas situaciones pueden generar una tragedia de este tipo”, asegura Adel Rodríguez licenciado en Cultura física y Deporte, magíster en Actividad física y experto en Entrenamiento Deportivo.

 

Por ser un deporte de alto rendimiento, el boxeo y otras disciplinas como el fútbol no son consideradas saludables: los atletas tiene que someterse a una cantidad de sesiones de entrenamiento semanales y diarias entre cinco o seis horas en promedio, haciendo un sobre uso a largo plazo de las articulaciones, ligamentos, el sistema nervioso central y demás órganos, partes y sistemas del cuerpo.

 

En el caso especifico del ‘box’ a quienes los practican se les suma la cantidad de golpes que reciben desde niños cuando entran a la escuela de formación, hasta que se retiran como profesionales, esos impactos a futuro son los que desencadena problemas a nivel cerebral.

 

Hay muchos deportistas que libran esta batalla, se retiran y no les quedan secuelas graves. Pero, la mayoría quedan sufriendo de alguna enfermedad, como es el caso del exboxeador Muhammand Ali que padece de mal de Parkinson al igual que Freddie Roach, por los golpes de alto impatos recibidos a lo largo de su carrera deportiva. En esta misma situación o en peores coyunturas a nivel de salud se encuentran muchos boxeadores en el mundo.

 

“Otra de las causales de la muerte de un deportista después del combate es el estrés neuromuscular que le produce la deshidratación a la cual es sometido antes de la competición cuando no logra tener el peso ideal para pelear. Todo esto ocasiona una debilidad en el boxeador y la replica de golpes en una zona del cuerpo como la cabeza lo desestabiliza y tiene algún tipo de catástrofe por decirlo así”, comenta Éder Sepúlveda, docente y magíster en Actividad Física y Salud.

 

El dinero que se mueve en el profesionalismo es el que marca las pautas y así mismo es el que no permite que el deportista se recupere completamente de una lesión, porque para los que auspician este tipo de deportes no les es rentable tener en este caso al boxeador mucho tiempo sin pelear, debido a que genera pérdidas de dinero.

 

En los últimos años algunas de las medidas establecidas en el reglamento de este deporte han cambiado para ‘proteger la vida del boxeador’. Sin embargo, el hecho de que este deporte sea peligroso, no quiere decir que se vaya a descontinuar por el número de muerte de los atletas.

 

“El deporte de los puños tiene reconocimiento olímpico, con el pasar del tiempo se han tomado precauciones en los guantes para amortiguar los golpes. Pero, indiscutiblemente lo que más afecta al deportista es el entrenamiento, aunque el boxeo lleve al atleta a sucesos lamentables, este deporte se va a seguir practicando de la manera más normal”, afirma el docente Sepúlveda.

 

Boxeador Yubergen Martínez.jpg

 

El juego es una competencia y las personas están expuestas a sufirir lesiones. El deportista cuando está en un contienda no mide sus moviemientos para reducir las probabilidades de muerte. Por esta razón el experto en Entrenamiento Deportivo Adel Rodríguez recomienda lo siguente:

 

“Lo que deben tener en cuenta las instituciones para el cuidado de sus deportistas de alto rendiemiento antes, durante y después de la competición es hacerles una serie de examenes médicos rigurosos, dosificar el proceso de entrenamiento, asegurarse de que decansen y, sobre todo, que si sufren una lesión tenga los cuidados correspondientes”, termina el docente de Uniautónoma.

 

Si sueñas con ser un profesional del deporte y conocer más sobre estos temas, te invitamos a la Universidad Autónoma del Caribe. En la Facultad de Ciencias Sociales y Humanas encontrarás el programa de Deporte y Cultura Física, el primero en la región Caribe, en el que encontrarás a los docentes calificados para ayudarte en el camino de tu formación profesional. LLT

 

Publicado en Noticias Generales