MENÚ
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

La segunda parte del conversatorio El vestir XII Encuentro de Investigación e Innovación, Inmoda, llevada a cabo este martes 25 de noviembre, desde las 2:30 de la tarde, fue tan interesante como la primera y esta vez fue una vitrina para mostrar los logros de este semestre, en cuanto a los resultados del esfuerzo del semillero de investigación de la Facultad de Arquitectura, Arte y Diseño.

 

La primera ponencia fue una presentación del semillero de investigación del grupo Ecodesarrolllo, en el marco de l ciclo de conferencias correspondiente a este segmento llamado Moda.1. El propósito de esta transmisión, a través de Facebook Live, fue informar sobre el surgimiento de la minifalda, su historia, el porqué se creó, el movimiento que generó a su alrededor; las críticas y la nueva forma de pensar de la mujer, desde su aparición, en aquel entonces.

 

De acuerdo con la ponente, estudiante de sexto semestre de Diseño de Modas, Carolina Obregón, las mismas mujeres pidieron que se diera este corte a las largas faldas de antaño, por su comodidad. Además, una parte de su proyecto Prohibido Prohibir también indica que fue el empoderamiento lo que llevo a las mujeres a imponerse y a reclamar su derecho de ser sensual y expresar su coquetería.

 

Tan interesante como este tema, fue el segundo desglosado en la siguiente charla, pues el vestir se puede abordar desde distintas perspectivas. Fue así que Camila Gómez -estudiante de último semestre de la misma unidad académica- habló del banco textil integrado por residuos desechados por las empresas. La idea es darles un segundo uso a esos materiales.

 

“El banco textil es una investigación aplicada, cuyos resultados resonarán en los métodos de elaboración de prendas para el vestir. Consta de aprovechar los residuos textiles para ayudar al medio ambiente, algo en lo que ya vienen haciendo algunas marcas, como necesidad y no tanto como una tendencia”, dijo Gómez.

 

Por otro lado, la última intervención fue de Juan Pablo Rodríguez y fue Taller conociendo el burilado, lo que no es más que tallar sobre superficies, con lo cual se les da forma y gracia. Un claro ejemplo son los floreros con relieve y otros elementos con dicha característica. Todo esto para dar a entender que la moda no se limita al vestir, sino que se expande a los espacios y a los elementos. JSN

 

Publicado en Noticias Generales
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones