MENÚ
SERVICIOS
Descarga tu orden financiera Portal de Pagos
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
(605) 3853400

Recientemente la Superintendencia de Industria y Comercio, mediante la resolución N°28485, otorgó una nueva patente por modelo de utilidad a la Universidad Autónoma del Caribe por la invención titulada 'Máquina de Movimiento Pasivo para Rehabilitación Temprana de Codo'.

 

Este dispositivo fue desarrollado por Jesús Coronado Borrero y Javier Naranjo Maldonado, ya egresados del programa de Ingeniería Mecatrónica de nuestra Casa de Estudios, quienes recibieron orientación por parte de Pablo Bonaveri, docente del programa de Ingeniería Mecatrónica y director de la Dirección de Investigación y Transferencia. Además, contaron con el apoyo del médico Fredy Angarita Maldonado (ortopedista y traumatólogo especialista en cirugías de mano y miembros superiores).

 

“La idea de este proyecto inicialmente surge pensando en un exoesqueleto (de brazo en este caso) para personas con discapacidad. Dado los costos de estos y hablando con el Dr. Fredy Angarita Maldonado, gran amigo, con quien hemos desarrollado varios proyectos, y como cirujano ortopedista traumatólogo especializado en miembros superiores, me comentó la necesidad que tenían ellos luego de hacer una cirugía, iniciar inmediatamente la rehabilitación; inmediatamente la cirugía o máximo 48 horas”, explicó Bonaveri.

 

El docente de Uniautónoma, además director del área de Investigación y Transferencia, mencionó que la dificultad principal que tuvieron para llevar a cabo el invento fue la falta de recursos, por lo que el primer prototipo que hicieron fue de aluminio y policaprolactona. Y el segundo, fue resultado de que ganaran la convocatoria Probeta 2.0 de Macondo Lab, debido a que recibieron acompañamiento en el alistamiento tecnológico (incluido el prototipado) y en el modelo de negocio.

 

Igualmente, Pablo Bonaveri habló al respecto acerca del problema cotidiano que soluciona el dispositivo. “Terapias de rehabilitación eficientes, ya que se programan los ángulos de flexión-extensión y de pronación-supinación. No reemplaza jamás a un fisioterapeuta ni mucho menos a un traumatólogo, ellos son los que programan el dispositivo de acuerdo al grado de avance de cada paciente”, aclaró.

 

Cabe mencionar, que duraron alrededor de un año para crear el prototipo y otros 6 meses más para el prototipo final. “Somos un equipo, esto es lo lindo de la investigación, todos aportamos y todos aprendemos; más aún en este caso en el cual se trabajó con el Dr. Fredy Angarita, quien en todo momento estuvo pendiente del proyecto e incluso participamos de varios comités y mesas con él”, precisó Bonaveri.

 

En este contexto, el ingeniero Bonaveri manifestó que siente gran satisfacción por la patente y por los registros de software que “son importantes indicadores para Uniautónoma y para nosotros los investigadores; pero más grande es la satisfacción de saber que estamos colaborando para mejorar la calidad de vida de seres humanos, al bienestar de la sociedad”.

 

Adicionalmente, Pablo Bonaveri indicó cómo fue la trayectoria de Jesús Coronado y Javier Naranjo en el proceso de formación como profesionales. “Complemento perfecto, Javier y Jesús son esos (hoy) egresados con la impronta de la UAC, creativos, dispuestos a aprender en todo momento, pero aportando siempre y cuestionando constructivamente cuando debieron hacerlo. Un gran honor haber hecho equipo con ellos y con el Dr. Angarita, sin dejar de mencionar la amistad que construimos entre todos”.

 

“Por otro lado, esta patente es un gran indicador de posicionamiento para nuestra universidad, seguramente permitirá a que nos mantengamos en el Top 5 de Universidades de Colombia en desarrollo tecnológico e innovación DTI-Sapiens, de la firma Sapiens Research, que es la clasificación de las mejores universidades colombianas según indicadores de desarrollo tecnológico e innovación. Es publicado cada dos años desde 2017 por la firma de consultoría Sapiens Research, reconocida por el observatorio internacional IREG. También para la categorización del Grupo de Investigación de Ingeniería Mecatrónica – GIIM, y para los cuatro investigadores. Así mismo, ratificamos que somos una universidad de docencia con énfasis en investigación y que estamos en condiciones de poner en valor, en la sociedad, los conocimientos y capacidades generados en nuestra Alma Máter, un conocimiento para la transformación social; de consolidar la formación de una comunidad académica competitiva que busca generar acciones de cambio, fortaleciendo la visibilidad, el reconocimiento y el impacto de la universidad desde la docencia, la generación de conocimiento y la proyección social”, añadió Bonaveri.

 

Finalmente, el docente explicó cómo sería el proceso para adquirir o conseguir este dispositivo. “Debemos pensar inicialmente en un aliado estratégico que esté dispuesto a invertir o licenciar (entre otros mecanismos) la máquina de rehabilitación, para la fabricación y distribución de la misma, algo que desde la institución no podríamos hacer. Para esto participamos en ruedas de inversionistas, de patentes, hemos estado en comités técnicos y científicos de importantes clínicas de la ciudad, trabajamos de la mano de Cientech como oficina de transferencia de resultados de investigación”.

 

Por su parte, el médico ortopedista y traumatólogo, especialista en cirugías de mano y miembros superiores, Fredy Angarita Maldonado, nos comentó cómo fue el acompañamiento que le brindó a los jóvenes para la creación del proyecto. “Claramente el apoyo fue desde el punto de vista médico, en donde se les orientó más que todo a la aplicación del dispositivo y a la función, entendido desde el punto de vista biomecánico de la extremidad para las necesidades en cuanto a la rehabilitación, específicamente la articulación del codo, que es una articulación extremadamente compleja de rehabilitar y entre más tempranamente se inicie su rehabilitación, mejores son sus resultados”.

 

“Rehabilitar un codo puede ser bastante complejo porque es una estructura que tiene una alta posibilidad de volverse rígida o tiesa. Entonces, lo que se busca con esta máquina de movimiento pasivo, teniendo la posibilidad de que esta esté en casa con el paciente, de que sea un dispositivo fácil de transportar, con un peso realmente bajo y con una función muy buena, es que se pueda hacer ese ejercicio de forma inmediata apenas el paciente llegue a casa, ya que se busca agilizar y evitar que de alguna forma la articulación se quede pegada”, dijo el especialista.

 

“Sin duda creo que es una idea innovadora y lo veo desde varios puntos de vista. Primero, en cuanto a los costos porque las máquinas que hay desarrolladas en el mercado son muy costosas y digamos que esta invención es un poco más aterrizada. La otra ventaja es que es portátil y que por medio de una aplicación que se instala en el celular podemos evaluar tanto el médico como la rehabilitadora, qué tanta progresión ha tenido el paciente, si verdaderamente ha hecho los ejercicios y de qué calidad ha sido. El dispositivo abre una oportunidad interesante, especialmente para los pacientes que tienen una lesión de codo y que amerita una rehabilitación temprana, evitando así las rehabilitaciones tardías. A pesar de que se lleve a cabo una muy buena cirugía, depende fundamentalmente de la calidad de la fisioterapia”, concluyó Fredy Angarita. MMG

 

Publicado en Noticias Generales

A los 23 años, Javier Naranjo Maldonado ya se perfila como el creador de uno de los inventos más convenientes e innovadores en la historia reciente de la fisioterapia en la región Caribe. El joven egresado del programa de Ingeniería Mecatrónica, junto a sus docentes Carlos Díaz y Pablo Bonaveri, creó un dispositivo que permite una rápida y menos dolorosa recuperación del movimiento del codo.

De acuerdo con Naranjo Maldonado el dispositivo recibe el nombre de Gyraffe y “nació como un proyecto de grado hace tres años”, con el que querían “mejorar las condiciones de vida de quienes han perdido la motricidad en el brazo, pues este sistema permite realizar movimientos de flexión y extensión no posibles hasta el momento.

Este novedoso aparato permite la rápida rehabilitación de los pacientes que han sido operados en sus miembros superiores. Lo que hace de este dispositivo un invento revolucionario son su portabilidad, su conexión con dispositivos móviles y el manejo de la telemedicina.

Javier Naranjo precisa que “anteriormente tras un proceso operatorio se inmovilizaba el brazo por un tiempo hasta que iniciaba la rehabilitación, esto era demasiado doloroso para el paciente porque cuando intentaba recuperar la movilidad, la articulación había ganado rigidez. Las nuevas tendencias de la medicina indican que hay que comenzar a rehabilitar después de la operación”.

El ingeniero, graduado en 2016, fue recientemente reconocido como uno de los 13 ganadores de Probeta 2.0, una convocatoria realizada por la Alcaldía de Barranquilla y Macondo Lab. Como premio recibieron asesoría para perfeccionar su dispositivo, contactos con posibles interesados en invertir en la tecnología y un espacio en Caribe BIZ Fórum 2018 para presentar al público su invento.

La inquietud por este tipo de proyectos no es nueva para Javier Naranjo. Recuerda que el primer día de clases estaba ansioso por querer iniciar el pregrado y desde entonces tuvo la inquietud por los proyectos que se venían adelantando.

“Me sirvió de mucho la cercanía con los profesores, entre ellos Luis Mealla y Pablo Bonaveri”, agrega y asegura que Uniautónoma le ha aportado mucho, además del anhelo de crecer como investigador, pues ha podido desarrollar “patentes, registros de software y varios reconocimientos”.

Considera Javier que quienes quieren estudiar Mecatrónica deberían hacerlo en Uniautónoma, “porque está abierta para todo el que quiera soñar”. Añade que mirar hacia atrás y pensar en todo el respaldo que ha recibido de la institución lo motiva para decirle a quienes están a punto de terminar la secundaria que cuenten con el mismo apoyo que lo impulsó a él.

Publicado en Noticias Generales

Un dispositivo para la rehabilitación de codo, en estado posoperatorio, fue presentado por el Grupo de Investigación de Ingeniería Mecatrónica (GIIM) de la Universidad Autónoma del Caribe, en el estand que la Alcaldía de Barranquilla instaló en el área de exposiciones del Caribe BIZ Forum 2018, el foro empresarial de la Cámara de Comercio de Barranquilla.

 

Los visitantes pudieron conocer de cerca el novedoso aparato que permite la rápida rehabilitación de los pacientes que han sido operados en sus miembros superiores y que es parte de una necesidad identificada, hace dos años, por el entonces estudiante Javier Naranjo Maldonado, ahora egresado de la institución del programa de Ingeniería Mecatrónica.

 

Esta invención llamada Gyraffe fue una de las 13 propuestas ganadoras de la convocatoria Probeta 2.0, programa liderado por la Alcaldía de Barranquilla que busca fomentar y desarrollar modelos de negocios tecnológicos de alto impacto con productos innovadores y sofisticados. Esto también los hizo merecedores de participar en el foro, para exponer el dispositivo frente a cientos de empresarios nacionales.

 

Este es un trabajo de investigación del grupo GIIM, liderado por el Doctor en ingeniería Pablo Bonaveri, con el apoyo del doctor Fredy Angarita (ortopedista y traumatólogo especialista en cirugías de mano y miembros superiores), Adriana Contreras (fisioterapeuta especialista en manos), Carlos Díaz Sáenz (Magister en ingeniería mecatrónica y nanotecnología) y la doctora María Elena Mejía como apoyo de comercialización de la Tecnología.

 

Lo que hace de este dispositivo un invento revolucionario son su portabilidad, su conexión con dispositivos móviles y el manejo de la telemedicina.

 

Javier Naranjo precisa que “anteriormente tras un proceso operatorio se inmovilizaba el brazo por un tiempo hasta que iniciaba la rehabilitación, esto era demasiado doloroso para el paciente porque cuando intentaba recuperar la movilidad, la articulación había ganado rigidez. Las nuevas tendencias de la medicina indican que hay que comenzar a rehabilitar después de la operación”.

 

Gyraffe fue diseñada para usarse no solamente dentro de una clínica sino que el paciente pudiera llevársela por su ligereza, sirviendo como complemento para el trabajo de médicos y fisioterapeutas. “Con esta herramienta, a través de un aplicativo móvil facilita el contacto entre especialista y paciente; además el especialista podrá programar las repeticiones en los ejercicios de recuperación y comprobar si se realizaron. Toda la información capturada va a un servidor al que se podrá acceder con un usuario”, agrega Naranjo.

 

La Universidad Autónoma del Caribe seguirá con su estrategia de impulsar la creatividad y la innovación de sus estudiantes mediante los grupos de investigación, con el apoyo de su cuerpo docente. Según la última medición de Colciencias, la institución cuenta con 27 grupos de investigación registrados, de los cuales 25 están categorizados en A1, A y B, así como también cuenta con 11 patentes registradas.

Publicado en Noticias Generales
LO MÁS LEIDO