MENÚ
SERVICIOS
Descarga tu orden financiera Portal de Pagos
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
(605) 3853400

Conoce el algoritmo diseñado para la detección de obstáculos y control de velocidad en un andador dinámico

COMPARTIR:

Conoce el algoritmo diseñado para la detección de obstáculos y control de velocidad en un andador dinámico
Miércoles, 16 Junio 2021 10:34
Valora este artículo
(3 votos)

El algoritmo para la detección y control de velocidad en un andador dinámico hace parte de los registrados por la Universidad Autónoma del Caribe y otorgado por el Ministerio del Interior a través de la Dirección Nacional De Derecho Autor (DNDA), y la Unidad Administrativa Especial Oficina de Registro. 

 

Este proyecto fue desarrollado en los programas de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones, Mecánica e Industrial. Además, entre los autores del algoritmo basado en C++ se encuentran los siguientes docentes y estudiantes: Gisella Borja, Jonathan Fábregas, Lindsay Figueroa, Ricardo Mendoza, Andrés Agamez, Luis Bonivento, Emiliano Jiménez, Adalberto Ochoa, Camila Albor, Douglas Camargo y Oscar Arellano.

 

“El algoritmo consiste en el desarrollo de un andador dinámico para un joven en situación de discapacidad. Igualmente, como hace parte de ingeniería de rehabilitación se realiza de manera particular con el paciente o usuario final. La idea estuvo orientada de manera particular hacia una persona en situación de discapacidad física que presentan dificultades para movilizarse, como lo es el caminar; y por ello se buscó desarrollar un andador dinámico con un sistema de control electrónico de manera automática, que permita mejorar su desplazamiento de forma confiable y segura. También se propone un sistema electrónico funcional para el control de velocidad y la detección de obstáculos, de tal forma que se genere un incremento de las capacidades físicas”, explicó Andrés Agámez. 

 

El joven destacó que la idea surge en un aula de la UAC, específicamente en el laboratorio de especialidades en la clase de bioingeniería, en donde la situación fue presentada y buscaban mejorar la calidad de vida representada en la movilidad de Jamer Arellano, a través de una innovación tecnológica de diferentes propuestas en la que convergen diferentes programas tales como la ingeniería mecánica, electrónica y telecomunicaciones e ingeniería industrial.

 

“Este software se encarga de tomar decisiones tales como detener la marcha del andador y avisar mediante una alarma las mediciones tomadas por diferentes sensores involucrando variables como velocidad y presencia de objetos que pueden representar algún obstáculo en el desplazamiento del paciente”, dijo Agámez. 

 

En este contexto, entre los inconvenientes que tuvo el grupo para la creación del proyecto hubo uno muy particular. Y se trata de la situación de la pandemia por COVID-19, debido a que se retrasaron los tiempos al momento de su realización, ya que necesitaron gestionar e importar diferentes equipos y realizar las diferentes pruebas para configurar el sistema de la mejor manera. Sin embargo, como grupo encontraron la manera de trabajar a medida que se fueron decretando nuevas políticas.

 

Cabe mencionar, que los jóvenes duraron aproximadamente un año y medio realizando el algoritmo y aseguraron que adquirieron una experiencia enriquecedora en su trayectoria por la Universidad Autónoma del Caribe. “En este proyecto cado uno de los integrantes, tanto como docentes y estudiantes (algunos ya egresados) nos involucramos de lleno en el diseño y en el desarrollo de este algoritmo. La aplicación de los conocimientos adquiridos a lo largo de nuestra carrera. y las recomendaciones dadas por nuestros docentes desde su experiencia laboral también fueron claves para el éxito de la construcción de este artefacto. Siendo fundamentales en el desarrollo de nueva tecnología, a partir de la ciencia y la técnica adquirida tanto en el aula como en los laboratorios”, indicó Andrés Agámez. 

 

“La orientación de nuestros docentes fue fundamental, estaban igual de entusiasmados por el proyecto y preocupados por la situación de la pandemia. Siempre nos estuvieron guiando, acompañando en las diferentes circunstancias, y siempre buscábamos esos puentes que pudiesen hacer posible la construcción del andador. En donde la comunicación asertiva y efectiva fue fundamental para lograr desarrollar y culminar el algoritmo a pesar de las adversidades”, añadió.

 

Agámez recalcó que como equipo sienten gran satisfacción y felicidad al saber que todo el tiempo que invirtieron ha valido la pena tras obtener el registro del software. “También nos sentimos esperanzados al ver que desde pequeños avances podemos tener un mundo más inclusivo en donde la tecnología pueda ser utilizada para cumplir su misión y en pro del bienestar del ser humano”, ultimó el joven. 

 

Así mismo, Emiliano Jiménez, otro de los integrantes del grupo, enfatizó en que este proyecto le aportó experiencia tanto en lo personal como en lo académico, ya que además de tener un impacto social, los aspectos de la ingeniería que se llevaron a la práctica fueron bastante amplios, dejando así conocimientos y resultados satisfactorios para su profesión de Ingeniero Mecánico.

 

“Los docentes siempre se mostraron dispuestos a guiar, ayudar, investigar y resolver cada una de las dudas que surgieron a lo largo del proyecto. Todos tuvieron un gran impacto en la realización de este. Además, sentó gran satisfacción al saber que el Ministerio del Interior nos otorgó el registro, debido a que es el resultado del trabajo y esfuerzo de todos los participantes que realmente contribuye a solucionar una problemática social beneficiando así a una persona en situación de discapacidad”, dijo Jiménez. 

 

De esta manera, Gisella Borja, docente e Ingeniera Electrónica y de Telecomunicaciones manifestó lo que siente al ser guía y apoyo de los estudiantes. “El reto que uno asume como docente al impulsar a los jóvenes a que hagan proyectos innovadores consiste en que realmente le lleguen a dar aplicabilidad a lo desarrollado, es decir, que se utilice y solucione problemas reales de nuestro contexto”. 

 

“En la Universidad se generan muchos espacios en donde los estudiantes pueden realizar este tipo de proyectos. Está el tema de los semilleros y grupos de investigación y de hecho desde el aula nosotros como docentes generamos esos proyectos que más tarde se convierten en trabajos de grado innovadores que solucionen problemas reales. Además, los estudiantes están aprovechando lo que ofrece la institución en compañía de todos sus docentes. Nosotros los estamos llevando a que tengan muy buenos resultados de investigación y experiencias antes de que se gradúen”, indicó Gisella, Magíster en Ingeniería Biomédica. 

 

Igualmente, en cuanto al andador dinámico explicó que es una idea que surgió entre estudiantes de los programas de Ingeniería Electrónica, Mecánica e Industrial en conjunto con los profesores. “Nace primero como una idea en el aula dentro de la asignatura de bioingeniería que está bajo mi orientación y a partir de allí decidimos darle continuidad y empezamos a generar este grupo interdisciplinario, en definitiva, fue un gran trabajo en equipo. Igualmente, hemos trabajado en varios proyectos con los cuales hemos obtenido varios registros de software, patentes y la participación en importantes eventos científicos”, concluyó Borja. MMG

Visto 4043 veces
LO MÁS LEIDO