MENÚ
SERVICIOS
Descarga tu orden financiera Portal de Pagos
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

Recomendaciones de Sura y Uniautónoma para 'Decir adiós en tiempos de covid-19'

COMPARTIR:

Recomendaciones de Sura y Uniautónoma para 'Decir adiós en tiempos de covid-19'
Lunes, 26 Abril 2021 11:34
Valora este artículo
(0 votos)

El escenario actual de la pandemia ha provocado muchos cambios, a su vez muchas pérdidas. Ha obligado a la humanidad a adaptarse en corto tiempo con nuevas realidades no solo externas, sino internas, lidiando así mismo con sentimientos y comportamientos inesperados que divaga en preguntas de cómo resolver.

 

La pandemia ha sido un espacio de aprendizaje forzado, pues esta ha generado un sinnúmero de situaciones donde se ha tenido que decir adiós a muchas personas importantes: familiares, amigos, conocidos. A causa de esto, el equipo de Bienestar Universitario de la Universidad Autónoma del Caribe, brindó un espacio de encuentro liderado por las psicólogas Irma Baldovino Pérez y Margarita Grajales Henríquez, para aportar a la comunidad académica, donde se pudo observar y comprender, no sólo el dolor de los demás sino el propio, que se vive a raíz de la pérdida.

 

Durante la charla, las psicólogas señalaron este proceso como natural, pero que llevan sensaciones intensas, complejas, que, desde la psicología y otras ciencias, se puede ayudar a tratar, sobrellevar el proceso, pero antes, se debe informar acerca de lo que es el duelo, porque en muchas situaciones la resolución del este no se desarrolla de una manera satisfactoria a causa de desconocimiento del mismo, en momentos tristes, de rabia o agonía.

 

“Si, en algún momento de nuestras vidas es necesario decir adiós, pero antes hay que saber que hay muchísimas formas de hacerlo, pues esto va de la mano con la vida que sigue de cada uno de nosotros, por eso también la psicología ha venido trabajando con múltiples disciplinas para guiar y moldear situaciones críticas como el duelo” dijo Irma, psicóloga especialista en farmacodependencia.

 

El no decir adiós, se convirtió en un dolor mucho más fuerte que incluso la muerte misma en el desolador panorama que se vivió en el 2020 y que aún permanece, el aislamiento impidió una despedida formal del familiar, y los ritos funerarios de todas las religiones y creencias debieron hacerse de manera virtual. Además, muchos de los dolientes se enfrentaron a la más absoluta soledad, lo que empeoró la ausencia del duelo.

 

De alguna manera, en estos tiempos de pandemia de manera directa o indirecta todos hemos sido relacionados con este tipo de perdidas provocadas por el COVID-19 o por otro tipo de enfermedades y situaciones. Para el ejercicio de reflexión, las psicólogas iniciaron con una serie de preguntas individuales de reconocimiento para recordar a ese ser querido, tales como: ¿te recuerdo con?, ¿una frase repetida por el ser querido es?, ¿una enseñanza que me dejó y que siempre me acompaña es?, ¿una canción que me recuerda a él es?, ¿un lugar que hubiese querido conocer junto a el o junto a ella es?

 

La psicóloga Margarita Grajales, señaló este ejercicio denominado “resignificación” como importante, pues además de validar, permite que el doliente, a través de cuestionamientos positivos pueda resignificar esa ausencia a través de respuestas de esos aspectos valiosos que se vivieron y que sea recordado de una manera diferente y no dolorosa, que al mismo tiempo honre a esa persona que tanto se quiere y genere una sensación por medio de algo agradable.

 

“Cuando hablamos de un recuerdo, puede ser un recuerdo bonito, una anécdota, un chiste que contó, frases dulces, y que cuando estamos sumidos en el dolor tan fuerte no logramos buscar estas cosas que son las que realmente importan de ese ser querido que ya no está. Por ejemplo, una enseñanza, una palabra como 'eres capaz' 'tú puedes', una canción, hay un sinnúmero de cosas que podemos resignificar, pero que tratamos de evitar, porque creemos que nos afectará aún más, pero realmente nos permite integrar con la pérdida, como símbolo que permite conectar con ese ser querido desde aspectos significativos”, señaló Grajales.

 

Esta actividad desde la psicología, comprueba que su práctica se convierte en una oportunidad de recibimiento del duelo no solo para quien la padece sino además para generar empatía en las personas que lo rodean. Igualmente, las psicólogas compartieron que esta vivencia es personal, no es anormal y así debe ser vivida y comprendida, porque se manifiesta de diferentes formas y también existen aspectos culturales que pueden mediar esa experiencia, es decir, que se debe reconocer el entorno como una influencia muy importante que deberá aportar de manera positiva.

 

Según, Irma Baldovino, psicóloga y docente de la universidad, señaló que esta situación de pérdida requiere que se fortalezca el acompañamiento social, el cual va más allá de la familia, pues en ella existen diferentes formas de expresión, desde las sintomatologías fisiológicas, sentimientos, aspectos comportamentales hasta cognitivos, que en medio de la vivencia se vuelven aún más difíciles de comprender por el entorno.

 

Es por esto, que se debe conocer que los sentimientos y sensaciones que más se pueden encontrar, serán: la tristeza, la ira, la culpa, la soledad, ansiedad, temor, sensación de vacío y añoranza, e incluso muchas veces hipersensibilidad al ruido. Reconocer y comprender estos sentimientos y emociones ejercerá una dominación sobre ellos, que luego permitirá de una manera más sencilla controlarlos y solucionarlos.

 

“Es importante entender que en el contexto actual de covid, hay muchas cosas inciertas, la humanidad no estaba preparada, no nos puso en sobre aviso, se desconocía el funcionamiento de la pandemia. Hay quienes padecen culpa por contagios que llevaron a la muerte de seres queridos, y es aquí cuando digo a mis consultantes que la única manera de aliviar la culpa es pensar que es una pandemia que nos tocó a todos, no hay una certeza real porque estamos expuestos de alguna u otra manera al virus, incluso sin salir de casa. Esta culpabilidad al inicio es un poco normal que se presente, toca hacer un trabajo en las cogniciones, sentir el acompañamiento de otros familiares que ayuden a manejar esa culpa, saber que estamos en un proceso de pandemia y que nadie va con la intención de querer contagiar a otro. Esto lo vive mucho el personal médico”, recalcó Margarita.

 

Por su parte, la psicóloga Irma Baldovino añadió que los pensamientos de culpabilidad, rabia y cuestionamientos negativos no perduran cuando hay un acompañamiento y guía en la realidad que se vive, ya que ellos transitan a otras emociones que aportan a la fase de negociación. Esta fase del duelo producirá una reconciliación, donde la culpa se desvanece y da paso al compromiso y búsqueda de metas centradas a la sanación y desarrollo personal, que conectará en el proceso con la aceptación de la pérdida.

 

“Las experiencias de duelos también inician de distintas formas, hay personas que, por ejemplo, pareciera que no lo están sufriendo, pero es el estado de shock que vive la personal o que ocasiona esa percepción, que realmente prepara el organismo para una situación de un dolor tan intenso como lo es la muerte de un ser querido. Sin embargo, esto no significa que la persona no se encuentra afectada o que podamos juzgar su enfrentamiento, porque, aunque incluso padezcamos o hayamos padecido la misma situación anteriormente, no estamos travesando los mismos sentimientos y emociones en el proceso”, expresó Margarita Grajales.

 

Sin embargo, según las especialistas diversos estudios han demostrado que los niños y adolescentes viven el duelo de una forma parecida a la de un adulto, las variaciones son en la resolución práctica del mismo, por lo que recomiendan presentar esta realidad de una manera transparente con las palabras reales, ejemplificaciones naturales que permitan a los niños vivir las emociones, no como malas o buenas, sólo como emociones que permitirán elaborar y que no serán de por vida.

 

De la misma manera, sucederá con los adultos y cualquier doliente, ya que identificar las emociones, validar sentimientos, buscar apoyo será el proceso ideal para sobrellevar esta situación que deberá estar basada en intimidad, pero a su vez de compañía de seres queridos que estén en prácticas de la misma sintonía. Para ello, las psicólogas compartieron las siguientes prácticas:

1. Reconoce y monitorea los sentimientos propios o escucha a quien lo padece. Permítete estar con tus pensamientos. Identifica y reconoce cómo te sientes
emocionalmente, físicamente y cómo te comportas en situaciones de relaciones interpersonales.

 

2. Acepta ayuda o bríndala. Cuida como te expresas, NO juzgues. No tengas miedo de pedir ayuda durante este tiempo. El hecho de que la gente deba mantener
la distancia física no significa que un miembro de la familia o un amigo no esté dispuesto a ayudarte. Si no padeces esta situación, pero alguien cercano a ti si, lo
más recomendable es eliminar comentarios anti empáticos, tales como “El mundo no se va acabar” “Ya debes seguir con tu vida” pues deberás comprender que todo es un proceso de tiempo, y la persona requiere tu compañía a través de la comprensión y escucha.

 

3. Honra la memoria de tu ser querido. Escribe una carta, crea una lista de música que te recuerde a tu ser querido, o crea un espacio en casa para compartir recuerdos con fotos o videos. Está bien recordar a esa persona especial con un corazón
abierto.

 

4. Mantente conectado con familiares y amigos. Haz llamadas, envía mensajes de texto, incluso envía un meme a una persona especial para que se ría, y seguramente te sentirás muy bien también. Si conoces a alguien que atravesó por la misma situación, hablar con ella, ayudará a aliviarte en la comprensión que todos los seres humanos vivimos esta experiencia que es normal.

 

5. Crea una nueva rutina, practica cuidado personal. Incentiva al doliente a hacer otro tipo de actividades. En tiempos de duelo, puede ser fácil olvidarse de cuidar nuestra salud y bienestar. Concéntrate en lo básico y asegúrate de comer bien y descansar lo suficiente. No te pongas demasiada presión en cumplir a cabalidad con una rutina, varíala. Encuentra momentos durante el día para cuidarte, y reponer tu salud emocional y física meditando y haciendo ejercicios de relajación.

 

6. Ten la iniciativa de buscar apoyo: Encontrar apoyo durante este tiempo es crítico y particularmente importante. Nadie debe pasar por este tipo de dolor y duelo solo. Encuentra un sistema de apoyo en tu comunidad o comunícate con amigos y familiares. ¡Solo tienes que preguntar! Y todo estará bien. Recuerda que no estás solo en este proceso y durante estos tiempos difíciles.

 

Adicionalmente recalcaron que el distanciamiento social no significa detener la comunicación, mantener una conexión con las personas especiales será clave esencial en el proceso de curación. Aconsejaron, que hablar de la perdida será un método de canalización de ese dolor y honrar la memoria del fallecido con buenos recuerdos será pieza fundamental para afrontar la difícil situación.

 

Finalmente, enfatizaron que, si tiene dificultad de hablar de la perdida, se evita recuerdos o se padece conductas agresivas y violentas por la ira cumulada, estos son síntomas de un trastorno de duelo persistente que alerta la necesidad de acudir a un especialista como un tipo de recurso que de alguna u otra forma brindará un proceso profesional guiado del duelo.

 

Todas las reacciones son normales cuando se experimenta este tipo de dolor y pérdida, pero recuerda que la salud mental también es importante. Si vives un duelo no dudes en pedir acompañamiento y ayuda profesional. ¡Son tiempos de difíciles, pero no estás solo! VVC

Visto 415 veces
LO MÁS LEIDO
Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones