MENÚ
SERVICIOS
Descarga tu orden financiera Portal de Pagos
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 3853400

´ROKNEE´ el software que facilita la recuperación posoperatoria de pacientes con algún trauma severo en la rodilla

COMPARTIR:

´ROKNEE´ el software que facilita la recuperación posoperatoria de pacientes con algún trauma severo en la rodilla
Miércoles, 14 Abril 2021 10:57
Valora este artículo
(3 votos)

El software de ‘ROKNEE’ hace parte de los registrados por la Universidad Autónoma del Caribe y otorgado por el Ministerio del Interior a través de la Dirección Nacional De Derecho De Autor (DNDA), y La Unidad Administrativa Especial Oficina de Registro.

 

Este software fue diseñado por Jonathan David Samudio Romero, quien está próximo a graduarse y Steven Andrés Molina Montejo, quien ya es egresado del programa de Ingeniería Mecatrónica. Además, los jóvenes contaron con el apoyo de los docentes Pablo Bonaveri Arangoa y Carlos Díaz Sáenz.

 

“ROKNEE es una máquina de programación sencilla que ayuda a la rehabilitación postoperatoria de pacientes que sufrieron algún trauma en la rodilla”, explicaron David Samudio y Steven Molina.

 

Así mismo, hicieron énfasis en que el software es utilizado para controlar a ROKNEE. “El dispositivo trabaja de manera pasiva estimulando en un rango de movimiento a la pierna de la persona, este se medirá en 3 niveles de movimiento, uno bajo, uno medio y otro alto, donde el rango de movimiento cambia para la estimulación de las articulaciones y músculos de la rodilla con una velocidad constante en los 3 niveles. También contamos con un botón de inicio del dispositivo donde se regula en la distancia media para iniciar en el nivel que la persona quiera y un botón de emergencia para detener la máquina inmediatamente si el usuario así lo requiere”, aseguraron.

 

Seguido a esto, indicaron que el nombre del dispositivo se debe a las largas horas de estudio que concretaron con los docentes, ya que ellos al ver la capacidad de la máquina y su finalidad establecieron que era compacta y que su objetivo era la recuperación de la rodilla. Entonces, concluyeron que fue una fusión entre roca de fuerte y knee de rodilla ‘ROKNEE’.

 

“Todo empezó por una clase de biomecatrónica en la cual nos presentaron un dispositivo de rehabilitación de brazo que hizo nuestro compañero Javier Naranjo y la verdad nos gustó mucho la iniciativa que tuvo y la creación de su proyecto. Además, personalmente hago parte de un Club de Rugby y veía jugadores con cirugías de rodilla que no quedaban muy bien, por ende, me dediqué a preguntar y la mayor parte de las respuestas se debían a un postoperatorio descuidado. Por tal motivo, mi compañero Steven y yo nos inspiramos en este dispositivo para que sea de utilización masiva y de fácil control para las personas que tienen que elongar su articulación después de la operación”, expresó David Samudio, orgulloso de su proyecto.

 

Cabe mencionar, que entre los inconvenientes que tuvieron para hacer el proyecto hubo uno muy particular que fue el de lograr hacer girar el tornillo de la máquina. “El peso de la pierna es muy elevado por lo que cambiamos este implemento como 3 veces y concluimos en que no iba a girar nunca. Luego de eso optamos por el presente tornillo de bola que básicamente tiene un rodamiento que aligera la fricción por el tornillo y hace que gire suavemente, esto fue gracias a la ayuda de los ingenieros Pablo Bonaveri y Carlos Díaz que hasta el último momento estuvieron con nosotros aconsejándonos, ya que por ese inconveniente íbamos a tirar la toalla”, señalaron los fundadores de ROKNEE. 


Igualmente, afirmaron que a pesar de las dificultades que se les presentaron, afortunadamente contaron con personas que los ayudaron al 100% con el diseño y el software del dispositivo. “Después de hacer muchos bocetos de la máquina le pudimos dar el retoque con el señor Armando Charris que además de eso también fue el artífice de colaborarnos en hacer todas las piezas necesarias para el ensamblado de ROKNEE”, añadieron.

 

Por otra parte, señalaron que con toda la investigación previa que hicieron, teniendo en cuenta la fuerza que iba a ejercer la máquina y otros parámetros, se habrían tardado aproximadamente 5 meses en la creación de ROKNEE. “Tuvimos que agregar unos puntos específicos en cuanto a contextura y altura de los pacientes para evitar errores en el sistema y mejorarlo para el acceso a todo tipo de personas. Por lo pronto este dispositivo no es apto aún para pacientes de 1.85 metros para arriba y una contextura de más de 120 kg”, explicaron.

 

David Samudio y Steven Molina consideran que con la creación de ROKNEE aprendieron muchas cosas y adquirieron experiencia. “Nuestros tutores fueron los ingenieros Bonaveri y Díaz quienes eran muy exigentes, y eso nos ayudó a exigirnos más, en base a ello nos llevó a investigar y adquirir nuevos conocimientos que nos ayudaron al desarrollo del dispositivo mecatrónico como, por ejemplo: la investigación de la parte anatómica de la pierna, que nos llevó a un correcto movimiento en los ángulos indicados y la investigación para el desarrollo del software”, afirmaron los creadores del proyecto.

 

Igualmente, insistieron en lo gratificante que fue para ellos tener el conocimiento del fisioterapeuta Fredy Angarita, ya que fue pertinente al momento de aclarar dudas en el ámbito laboral de los centros de rehabilitación y de Armando Charris en la elaboración física. “Fue una experiencia enriquecedora que a pesar de los contratiempos tuvo una recompensa muy grata”, señalaron.

 

“El apoyo que nos dieron los docentes fue 100 de 100, muy exigente eso sí, sobre todo el Ing. Carlos Díaz, a quien le agradecemos enormemente por esa exigencia en la parte investigativa y escrita del proyecto. Sinceramente fue un martirio, pero al ver los frutos del proyecto le damos las gracias, debido a que nos ayudó a mejorar el funcionamiento del dispositivo con sus ideas. Por su parte, el Ing. Pablo Bonaveri nos aclaró muchas dudas en la creación de ROKNEE y también en cuanto a los materiales que debíamos utilizar para hacerlo resistente y estéril, ya que se visionó como un implemento del área médica”, destacaron.

 

“Ambos tutores de este proyecto fueron clave para la culminación del mismo, así como la disposición de ellos y de la familia tan unida y compacta que se ha creado en la facultad de Ingeniería Mecatrónica. La opinión de otros profesores con su punto de vista tanto en el dispositivo como en el software también fue apropiada para generar nuevas ideas y crear el producto final”, añadieron.

 

Adicionalmente, Samudio y Molina comentaron que no se esperaban la noticia y que a pesar de las circunstancias por la pandemia, el registro del software los llenó de satisfacción. “Solo con haberlo terminado y que nos lo evaluaran de manera positiva fue un mar de cosas positivas, ahora recibiendo este gran reconocimiento por parte del Ministerio y que la Universidad Autónoma del Caribe nos otorgara ese espacio es muy gratificante. A pesar de la distancia nosotros nos sentimos completamente orgullosos de este nuevo logro y nos hace ver que todas esas horas de no dormir valieron cada una la pena”, concluyeron muy agradecidos.

 

De esta forma, el ingeniero Pablo Bonaveri manifestó lo que siente al impulsar y apoyar a los estudiantes de la institución a que desarrollen proyectos innovadores como los software. “Pienso que más que un reto, es un gran honor trabajar con nuestros estudiantes y otros colegas, ya que reina el espíritu de hacer proyectos que marcan la diferencia, innovadores, de impacto industrial y social. Tenemos jóvenes ávidos por hacer estos desarrollos y la vara cada vez está más alta. Si mirara el medio vaso vacío podría decir que el reto es la falta de recursos para este tipo de proyectos, y no me refiero a la UAC, Colombia debe multiplicar su inversión en Investigación y Desarrollo (I+D) y pasar del actual 0,24 % del PIB por año a mínimo un 1,5 % anual, como ya lo hacen muchos países. Si mirara ahora el medio vaso lleno diría que estos proyectos fluyen por la excelencia académica de nuestra Alma Máter, por el conocimiento que somos capaces de generar; estamos en el puesto 5 a nivel Nacional, del DTI-Sapiens (El Ranking DTI-Sapiens es la clasificación de las mejores universidades colombianas según indicadores de desarrollo tecnológico e innovación), estamos 5tos sobre 361 universidades que fueron medidas”, explicó el docente.

 

Por tal motivo, destacó la importancia que tienen los espacios que brinda la Universidad Autónoma del Caribe a los jóvenes para que desarrollen sus ideas y puedan ponerlas en práctica. “Las áreas que brinda son fundamentales! Nosotros solo somos un medio para que ustedes construyan su conocimiento. La UAC es ´EXCELENTE´ académicamente, y para los que llegan a dejar su impronta, a marcar la diferencia, a los que son extraordinarios, seguramente encontrarán esos espacios. Hay que recordar el proverbio que dice “cuando el alumno está preparado llega el maestro”. Y por ello, tenemos la cantidad de estudiantes becados a nivel institucional, nacional e internacional, donde dejan en alto el nombre de nuestra casa. No es casualidad el posicionamiento a nivel local, regional e internacional de nuestra universidad, son 54 años formando profesionales, más de 50 mil egresados. Somos una familia y si existe el amor y el deseo de seguir siendo los mejores, Dios no permitirá que fracasemos jamás”, dijo Bonaveri.

 

El docente indicó que en la institución hay gran cantidad de jóvenes extraordinarios y talentosos que saben que la Autónoma los está formando para la vida. Es por eso, que son cada vez más los alumnos que se interesan en hacer parte de proyectos auténticos.

 

“Nuestros estudiantes son extraordinarios y nosotros solo debemos enseñarles que, si son capaces de soñar y creer en sus sueños, seguramente los harán realidad. Y que muchas veces la ciencia no podrá explicar cosas, pero la fe si lo hará. Puedo decir que me lleno de satisfacción cada vez que recibo un ´GRACIAS´, de un joven o de sus padres cuando se gradúan, o cuando tiempo después me los encuentro en la calle. Que un estudiante, un padre u otro colega te diga “Dios siga bendiciendo tu vocación”, me dice que de cierta forma los influyo de manera positiva. La cantidad de jóvenes que consiguen becas para sus matrículas, para sus posgrados, me llenan el alma”, añadió el ingeniero.

 

Por otra parte, Bonaveri afirmó que en cuanto a el apoyo que pudo brindar a la creación de los software y a los alumnos el éxito consiste en “un 95% actitud y solo un 5% aptitud, por lo cual debo alimentar los sueños de los estudiantes, decirles que sí pueden y que hay un Dios que los quiere ver triunfadores”, dijo orgulloso de su labor como docente.

 

Finalmente, Pablo Bonaveri dio su opinión acerca de la importancia que tienen los 7 nuevos registros de software otorgados al programa de Ingeniería Mecatrónica. “En cuanto a indicadores es excelente, porque nos posicionan en los diferentes rankings. En cuanto a nuestra misión académica, nos demuestra que realmente estamos formando seres humanos idóneos e integrales, a través de la articulación de la docencia, la investigación, la extensión, la internacionalización y la gestión, para la generación y aplicación de conocimientos de acuerdo a las necesidades locales, regionales e internacionales”, ultimó Bonaveri, orgulloso de los resultados de su dedicación y por supuesto, de los logros de sus estudiantes. MMG

 

 

 

Visto 4819 veces

Deja un comentario

Asegúrese de introducir toda la información requerida, indicada por un asterisco (*). No se permite código HTML.

Suscríbete a las notificaciones

Administra tus Notificaciones