MENÚ
SERVICIOS
VIGILADA MINEDUCACIÓN
SNIES 1804
+57 (605) 3853400


MODELACIÓN NAVIDEÑA Y DE FIN DE AÑO

Martes, 21 Diciembre 2021 16:32
Valora este artículo
(6 votos)

Mauricio Molinares, Rector UniAutonoma

Mauricio Molinares Cañavera

Rector

@maumolinares 

 

 

“Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos.” Lucas 23:26-56 Reina-Valera 1960.

 

Antes de que comience a leer, debo advertirle que es posible que esta columna esté condimentada con algo de romanticismo, y no es para menos; estamos en diciembre, la época más bella del año, por lo menos para mí. Todo se ilumina y el sol brilla. Suenan villancicos, la brisa nos acaricia, se siente el olor a pintura, guardamos las sombrillas y la misma naturaleza nos indica que ha llegado el mes donde más se vive un ambiente de fe, gozo, paz y alegría.

Los que también esperan la llegada de la Navidad son los niños. Y ellos saben que nosotros lo sabemos. Este tiempo es mágico, los he comenzado a ver correr y es intangible la emoción que me causa la víspera de la Noche Buena, los regalos que traerá el Niño Dios, las luces, las guirnaldas, la comida, la música; todo.

Esta será la última carta del 2021 mientras hago balance de los doce meses vividos. Hay quienes afirman que las celebraciones de Navidad de ahora no son iguales, en lo profesional e institucional es una época de balances, informes, presupuestos y proyecciones. No imaginé que fuera esta la perspectiva que hiciera darme cuenta de los inicios de madurez en mí. Cuando comencé a sentir en estas épocas, que aparte de la alegría natural que me causa la misma, se mezclaba con las de hacer revisiones y balances de lo que había sido mi año. Comenzaban al son de un villancico los juicios de valor y me entraba ese eufemismo por calificar como había sido mi desempeño en los distintos roles de un ser humano y entonces trazarme objetivos o planes de mejora. Es un buen momento para centrarse en hacer el bien en el mundo.

 

MODELACIONES FINANCIERAS:

Como rector de la Universidad Autónoma del Caribe, me correspondió acudir al concepto de modelaciones financieras para tratar de diseñar un Modelo de Gestión Financiera que nos permitiera plasmar un análisis de datos y elaborar planes estratégicos. Gracias doy a Dios por las vidas de quienes me respaldan en lo administrativo y financiero, los Doctores Antonio Prada Castellanos y Álvaro Gómez Pacheco, quienes con frecuencia deben tener conmigo la paciencia y virtud del maestro para modelarme de manera pedagógica decisiones financieras que deben aliviar cada día más la caja de nuestra amada universidad y de la que poco a poco crece en su reverdecer.

Nuestras reuniones de trabajo y de análisis financieros para cada decisión a tomar tienen todo un rigor muy pedagógico, tener como rector a un profesional del Derecho, con formación pregradual y postgradual en sus ramas puras y al que le ha correspondido aprender en la arena de las decisiones financieras, ha sido motivo para agradecer de por vida.

Sin ser un financiero, puedo manifestar que modelar financieramente es casi que hacer muestras o pruebas de proyecciones de acciones hipotéticas a través de la modelación en escritorio, o en Excel, ver la proyección en el corto, mediano o largo plazo del flujo de la caja. Esto tiene un sinnúmero de connotaciones que no pretendo plasmar, ni tampoco pasar por experto en una materia en la que definitivamente no lo soy.

Gran parte de lo que ha implicado nuestro reverdecer, se debe a las pruebas de escritorio, que, en nuestras reuniones de trabajo, hacemos modelando financieramente, cada decisión gerencial. Esto nos ha marcado un compás, -para hablar en términos musicales-, que nos ha permitido lograr una armonía en las acciones, que hoy dan cuenta de un reverdecer que permite contar con una universidad, que se levanta y que poco a poco comienza a vislumbrar el sitial de liderazgo que jamás debió perder. Esta época, de balances, y proyecciones para el año nuevo, pudiera ayudarnos a establecer acciones responsables y coherentes de éxito. Real y sostenido.

 

BALANCE FINAL:

“Año nuevo, vida nueva, más alegres los días serán, año nuevo, vida nueva, con salud y con prosperidad”, dice la canción de la Billo’s Caracas Boys y cantada por el gran Cheo García. Himno casi que inmortalizado. La canción que colocan los dj's de las emisoras cuando ya son las 12 de la noche y arranca un año nuevo. Algunas personas comen 12 uvas, otras salen por la calle con maletas para anhelar viajar en el año nuevo. Algunos recibimos el año en oración, con nuestras familias. Pero esa canción, a pesar de ya conocerla y de pertenecer a nuestra costumbre navideña en el Caribe, no es más que eso: una canción. No es verdad que pudiéramos decir que en el año nuevo serán más alegres los días.

La historia reciente, marcada por una pandemia global es un buen botón de muestra. La vida nos puede cambiar de un momento a otro. Si algo hoy hago en mi balance es que hay circunstancias que no podemos controlar, que superan nuestra voluntad. Pero ¿qué hay de todo aquello que yo sí puedo controlar?, ¿qué hay de mis hábitos, mis acciones, mis hobbies, la forma como administro mi tiempo, las decisiones que tomo día a día?

La cita bíblica, con la que introduzco este artículo, hace referencia a uno de los diálogos de la historia más complejos y difíciles de digerir. Jesús está en la cruz en plena condenación, y lo acompañan a cada lado un par de delincuentes. Uno de ellos le increpa diciéndoles que, si es el hijo de Dios, se salve así mismo, y que les salve a ellos. Es la réplica la que me da pie para poner la plataforma o base de estas líneas. “Nosotros, a la verdad, justamente padecemos, porque recibimos lo que merecieron nuestros hechos” algo así, como que el reconocimiento que la suma de sus acciones y decisiones los han traído hasta ese momento de condenación.

Mi mayor deseo de Navidad y de Fin de Año para mi vida, familia, allegados, es que podamos desarrollar todo un sistema de hábitos, compuestos por acciones para poder alcanzar los objetivos trazados. Que nuestras acciones nos lleven a puertos seguros. Que la suma de nuestros hábitos nos lleve a ser mejores personas, mejores padres, hijos, esposos, ciudadanos, formadores.

El consumismo y el comercio a veces vician nuestros anhelos a querer priorizar el tener. A poseer cosas, a aumentar en nuestro patrimonio. El trabajo y la rutina nos llevan a veces de manera automática al hacer. A mantenernos ocupados, haciendo cosas, trabajando, haciendo vida social.

 

SER, HACER Y TENER
TRES VERBOS DETERMINANTES EN NUESTRA VIDA:

En la vida hay un orden de secuencia: ser – hacer - tener. Primero somos, hacemos y luego tenemos. Mi anhelo en este año nuevo es que podamos enfocarnos en el ser. Sea buen hijo, buen padre, buen esposo, buen amigo, buen compañero, honre su palabra, ayude a los que pueda y sea buen ser humano. Que el hacer y el tener vengan como una consecuencia y no una prioridad. Modelemos nuestras acciones y hábitos. Celebramos la música de navidad, la comida, las luces y guirnaldas que nos adornan, pero jamás perdamos de vista que el verdadero sentido de la Navidad es que Dios se hizo hombre para nacer en un pesebre y morir por nosotros. Preparemos nuestras vidas y familias para que Cristo pueda poner su vida en nosotros. Que nazca Jesús en nuestros hogares y que producto de esto la modelación de nuestras acciones nos lleven a ser mejores personas, mejores seres humanos.

Que en estas navidades Dios nos bendiga y que se haga navidad en nuestros corazones. Esto traerá consecuencias naturales y orgánicas en nuestro nuevo año, en el hacer y en el tener.

 

“Hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo”
EFESIOS 4:13

FELIZ NAVIDAD Y VENTUROSO AÑO 2022

Visto 4420 veces